frutos secos y aceite de oliva

Los componentes antioxidantes y antiinflamatorios del aceite de oliva y de cualquier fruto seco, los convierten en extraordinarios aliados contra el deterioro cognitivo del cerebro, previniendo así el Alzheimer o la demencia en el futuro; o mejorando la memoria y la capacidad de aprendizaje en el presente. 

La investigación española ha sido publicada en la revista científica JAMA Internal Medicine.

Para el estudio participaron 447 hombres y mujeres sanos a nivel cognitivo, pero con elevado riesgo cardiovascular y un promedio de 67 años de edad.

Durante cuatro años los participantes siguieron tres tipos de dieta: una dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva extra virgen, otra mediterránea con un extra de frutos secos, o una dieta control baja en grasa.

En estos cuatro años, además, se evaluó la función cognitiva de los participantes, tanto al inicio como al final del estudio.

RESULTADOS

Aquellos que hicieron la dieta con aceite de oliva extra virgen o la de frutos secos, mostraron una mejor función cognitiva que aquellos que siguieron la dieta de control baja en grasa.

Un dato bastante revelador fue descubrir que la dieta de frutos secos es buenísima para mejorar la memoria, y la del aceite de oliva para incrementar la función ejecutiva o de aprendizaje.

“Estos efectos beneficiosos de la dieta mediterránea son probablemente debidos a la gran cantidad de agentes antiinflamatorios y antioxidantes que proporciona”, explicó el coordinador de la investigación, Emili Ros.

LEE TAMBIÉN: ¿Son malas las hamburguesas para el cerebro de los niños?