No es extraño que las mujeres padezcan hasta cuatro veces más problemas en los pies que los hombres, la razón son los tacones que no permiten al pie adoptar su posición natural.

A continuación les presentamos cinco razones para que se decida a cambiar sus tacos por unas lindas zapatillas o unos cómodos zapatos no tan altos ni estrechos, según la Clínica Cemtro de Madrid, la Clínica del Pie de México y el Real Hospital Nacional Ortopédico en el norte de Londres.

1.- Las personas que usan zapatos de taco pueden presentar problemas en la columna vertebral, debido a que el cuerpo se inclina hacia delante haciendo un gran esfuerzo en ésta. Algunas veces los daños en la columna serán irreversibles, en otras ocasiones se necesitará un quirófano para disminuir el daño.

2.- Se podría desarrollar juanetes y callos porque la altura del zapato obliga a los dedos a forzar su posición presionándolos constantemente, así como los músculos de la pantorrilla.

3.- La presión de la puntera puntiaguda de los tacos puede pellizcar los nervios entre los dedos de los pies, originando entumecimiento y dolor.

4.- Los zapatos altos pueden generar graves lesiones en las rodillas, ya que causan un desafío no natural al caminar que el cuerpo maneja colocando más tensión en las rodillas. Los tacones son unos de los principales culpables de la osteoartritis, que se produce cuando se degenera la superficie que cubre las articulaciones de las rodillas. Con el tiempo el cartílago se quiebra y los huesos se frotan uno con otro generando un dolor fuerte, lo cual puede ser muy peligroso porque puede limitar la movilidad de una persona.

5.- El uso durante largo tiempo de tacones altos podría desviar el dedo gordo hacia afuera y dislocar los sesamoides (los huesos que están justo detrás de los dedos). De esta manera todos los huesos de los dedos estarían aplastados en la parte delantera.